Una primavera


Una primavera – Cecilia Priotto

«Una primavera»
Funciones: Sábados 9, 16 y 23 de marzo de 2019.
Horario: 21:30 hs
Entrada General: $250
¡Reservar!

Solo de danza interpretado por Cecilia Priotto y dirigido por Ezequiel Rodríguez sobre La Consagración de la Primavera (Stravinsky, 1913)

Cuando baila un cuerpo solo, baila una comunidad anacrónica y diversa. Asumo la parte de soberanía que comporta ser/estar bajo la mirada del otro como la impagable ocasión, de probar el peso, la densidad, la consistencia, la dureza de una materia llamada soledad. Nosotros bailaremos la Consagración de la Primavera, de nuevo. Bailaremos el vaivén escandaloso entre el pasado histórico y el presente que se encarna. Este solo es un pretencioso ritual de reencuentro, no en busca del origen, sino de restablecer una relación con el pasado.

Bailarina: Cecilia Priotto

Dirección: Ezequiel Rodríguez

Escenografía e iluminación: Rafael Rodríguez  

Diseño gráfico: Juliana Manarino Tachella  Operación Técnica: Leonela García  – Sara Sbiroli

Fotografía: Gastón Malgieri para Bruta Gastón Malgieri Fotografía

Producción: Lucila Mazzini

Una Primavera ha obtenido el Premio “Mejor Obra de Danza” en los Premios Provinciales de Teatro de Córdoba 2018 otorgados por la Agencia Córdoba Cultura, Gobierno de la Provincia de Córdoba y el Teatro Real.

Esta obra es una co-producción con el Teatro La Luna 2017 y cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro.

Trailer de la obra. Ver video AQUÍ

Cecilia Priotto con Luis Zanetti para .Córdoba.ar en Canal 10, SRT. Ver video AQUÍ

Manuel Moyano para Escrituras Escénicas – Leer completo AQUÍ

(Extracto)

Cecilia Priotto es el nombre de una intensidad, de una supervivencia, de aquel cuerpo que se modula en la música, en el golpe, para sobrevivirles. Cuerpo sin soberbia, cuerpo sin la soberbia de los productores. Pero cuerpo que insiste, que resiste, que sobrevive tonalmente, perceptivamente. Un manojo de percepciones y sensaciones que en vez de re-accionar ante los golpes, las percusiones, encuentran líneas de fuga en las cuales el cuerpo se metamorfosea, se ondula, sustrayéndose a esas mismas percusiones. Esquiva los golpes, esquiva la música. La música que todo lo toma, que todo lo chupa, entonces, tiene agujeros: allí emerge (no se hace) el cuerpo. La danza es un cuerpo que agujerea la música, el tempo. Como la muerte. Por ello son azules. ¿Alguna vez escuchaste un cuerpo muriendo? ¿Viste el silencio azul que lo va tomando todo, incluso a la muerte misma, sobreviviéndola? La danza es supervivencia, anacronismo, arcaísmo.”