El Contrabajo


Estreno: Sábado 6 de agosto

Funciones: Viernes y Sábados de agosto 21:30hs

Entrada general: $150.- / Estudiantes y jubilados: $120.-

El contrabajo - web

Autor: Patrick Süskind

Director: Jorge Villegas

Actor: Ricardo Bertone

El Contrabajo es una obra que transita aparentemente sobre la soledad, o mejor dicho, sobre cierta forma de expresar la soledad, o de vivirla.

Él (Alguien diría el autor en su texto dramático), está en su casa, en su habitación insonorizada, con su mundo y su contrabajo y habla y habla, habla de las bondades del instrumento, de su historia, de cómo unos son mejores que otros y de una serie de cosas más, y habla de Sara, una soprano joven que está en la orquesta sinfónica de la que él es contrabajista en el lugar más cerca del fondo. Habla y habla, pero también toma cerveza y toma cerveza.

Sara se puede consagrar en esa noche (parece que esto es lo que lo mueve a él a hablar), va a cantar El Oro del Rin y en su soledad, en su condición de músico de tercer atril, sólo le queda la posibilidad de consumar un acto impensado.

 

Esto dice Süskind de su obra

“. . . Escribí la pieza el contrabajo en el verano de 1980; en ella – junto a una cantidad de otras cosas – se trata de un hombre en su pequeña habitación. Al escribirla pude recurrir a experiencias personales, en la medida en que yo también he pasado la mayor parte de mi vida en habitaciones cada vez más pequeñas, que cada vez me resultan más difíciles de abandonar. Espero, sin embargo, encontrar algún día una habitación tan pequeña y que me contenga tan estrechamente, que al salir me la lleve puesta. . .»

 

EL CONTRABAJO EN EL AÑO 2003

Sólo cuando nos sorprendimos con la posibilidad de volver a poner en escena esta obra, nos dimos cuenta de que había un montón de motivos que nos animaban.

Pasaron más de doce años en la historia del mundo y en la de nuestras propias vidas. Sin embargo, lo esencial, lo intangible, el mundo interior del que habla esta obra se mantiene en un estado de “putrefacta pureza” que vale la pena volver a explorar.

Abordamos esta obra, hace tiempo, con la ilusión inconsciente de que todo podría ser mejor, hoy la releemos a la luz de nuevas guerras cuyas consecuencias no podemos llegar a conocer. No hay lugar para el romanticismo. La releemos con el training devastador de más de una década de neoliberalismo. ¿Dónde están esos hombres solitarios encerrados en una habitación con perfecta aislación acústica? Seguramente viviendo la ilusión de encontrarse en un mundo imaginario, con los colores de un monitor de computadora, escribiendo a amigos virtuales, prometiendo cosas a personas que nunca conocerán, conectados al instante con la realidad de cualquier lugar del mundo, sin la menor posibilidad de sentir el afecto sincero que da el cara a cara con otro ser humano. Y por qué no, acumulando montañas de CD que posiblemente no puedan compartir con nadie. Sin embargo, la voz de una soprano cantando el aria de Dorabella, traspasa todo ese mundo para llegar al lugar más recóndito de su sensibilidad y les recuerda que aún están vivos.